01 mayo 2009

Una vuelta por el teatro



Existen unos pocos tramoyistas rumbo a la desaparición, que mantienen una singular disputa con el modernismo. Son los tradicionalistas que profesan la doctrina pragmática, los guardianes de la memoria de sus predecesores, los cascarrabias del testimonio ingrato que conforman, un núcleo de resistencia en enriquecedora convivencia con otras gentes. Gentes que han convertido la tecnología en paradigma de perfección, en dogma venerable, espoleados por gestores visionarios de estrategias organizacionales desvertebradoras, por gurús que han transvertido el teatro en parque de atracciones.
Y es que dedicar el edificio teatral para las actividades que le son propias, por desorientación o influencias externas, parece verse como un sentimentalismo.

Como dije al comienzo, subsiste un espécimen de tramoyista cuya conducta está sometida a disección. No es menos cierto, que éstas rarezas permanecen aletargadas entre cajas, en retiro resignado, arrinconados por los telares, viviendo en el recuerdo. Pero no nos equivoquemos, esos tramoyistas que hoy son tratados como peones, creen en el progreso cuando va acompañado de evolución. El crujir de sus huesos lo atestiguan.

Los tramoyistas que conozco, aprendieron de sus antecesores, técnicas y maneras de trabajo eficiente, sostenible, mesuradas, a aplicar criterios de practicidad y conservar la funcionalidad legada. Les enseñaron que la innovación no es inventar porque sí cosas nuevas, sino ver las que existen de una forma diferente y a mimarlas.

Hoy que se escucha tanto parloteo a cerca de la innovación, de optimizar los recursos, de adaptación a las situaciones cambiantes, me acuerdo de Tolstoi; “Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie quiere cambiarse así mismo.”

4 comentarios:

  1. Vamos los del clavo,el martillo, y el envarillado. Los que piensan que ser tramoyista es subir y bajar varas,pegar gritos y poco más, o mejor dicho nada más.

    ResponderEliminar
  2. Si eso lo hacen bien, yo me konformo. Porke hay cada uno por ahí que ni pa eso. Pero no te kedes en el perejil del texto, vuelvetelo a releer y verax ke dice max kosas.
    Ke lox teatrox kada vez se parecen max a la diskoteka de mi pueblo,ke los paxpax ke llevan hoy los teatrox saben pokito de teatro,ke la peña ke está empezando en exto vienen atropellando...etcccc

    ResponderEliminar
  3. Margarita Xirgú7 de mayo de 2009, 13:53

    Entre líneas me parece leer algo más: que ahora para hacer lo que se venía haciendo antes los medios, recursos no son, digamos, "proporcionales. Algo parecido a matar moscas a cañonazos. Los que llevamos en esto un tiempo, sabemos que efectivamente ésto está sucediendo. ¿NO?

    ResponderEliminar
  4. Puex NO. Yo no lo veo axi. Kon exta putta krixix nadie anda a lo grande. Menox perxonal, reciclar lox torniyos o uxar lox de lox demax,si el dekorado exta dexpintado puex le dax unax manox kon un rotulador. Vaya lax tipikas ñapax de andar por kasa.

    ResponderEliminar

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.