14 octubre 2011

Un Nobel en el Victoria Eugenia


Consultando la hemeroteca de la época (1912-1925) descubro una sección singular “Los del Victoria Eugenia”, donde se recogen los abatares de sus inquilinos transitorios (artistas). Hoy podríamos decir que esa función de información la cumple la Web de “los del victoria Eugenia”, con alguna que otra deficiencia.

Entra a la web y cliquea en Teatro+Historia+100 años de cultura (1º período). Para no liarte y acceder directamente, mejor cliquea AQUÍ. Se abre una página de fotos antiguas con las siguientes leyendas explicativas (o decorativas, según se mire):

1920-Jacinto Benavente, acompañado en la entrada del teatro.
1920- Una actriz junto al cartel de una obra de Jacinto Benavente.
1920-Jacinto Benavente y una actriz en el foyer.

Al menos dos cuestiones parecen tener claras, por un lado, que se trata del teatro Victoria Eugenia y por el otro, de don Jacinto Benavente y una misteriosa actriz. Sibilina manera de camuflar la ignorancia con un texto banal a pie de foto.
Pues bien. Vamos a dedicar este post al esclarecimiento de aquello que para algunos resulta un enigma. Confieso que con casi ninguna esperanza de que lo que aquí se aporte lo utilicen para completar los pies de foto adecuadamente. Ellos verán. Pero de cumplirse mis pronósticos más pesimistas, ofrecerán una imagen reveladora a la par que empobrecedora de sus meritos para pertenecer a una institución pública, cuyo objetivo es el fomento, exhibición y divulgación de la cultura teatral. ¡Joder! Menuda insolencia. Ya. ¿Y no lo es presumir de 100 años de cultura y que no se les haya pegado nada?

Dejemos los reproches y vamos a lo nuestro

Año 1920.
La compañía del teatro español de Madrid de Jacinto Benavente y Ricardo Calvo tomaba el relevo de la compañía dramática de obras norteamericanas y policíacas de Enrique Rambal. Los del Teatro Español hicieron temporada en el Victoria Eugenia desde el día 11 de junio hasta el 29 del mismo mes.
Interpretaron obras de Echegaray, Calderón, Tirso de Molina, José Zorrilla, Juan Eugenio Harzembuch, de Jacinto Benavente (El nido ajeno, Lo cursi, La comida de las fieras, La cenicienta). Jacinto Benavente asistía frecuentemente al teatro y entre aclamaciones terminaba subiendo durante los descansos al escenario a saludar. El 28 de junio hubo función benéfica a beneficio de la compañía como era costumbre, entre otras, se representó de Benavente, Un cuento inmoral, el prólogo de los Intereses creados, también de ésta misma obra, la escena del jardín del segundo acto fue interpretada por su autor Jacinto Benavente junto con Carmen Seco. Nota curiosa; se puso en escena el cuarto acto de D. Juan Tenorio protagonizado por Jacinto Benavente. La compañía partió el día 30 de junio para Santander.

La Cenicienta se publicitaba como un cuento de hadas en tres actos y un prólogo, se estrenó en el Teatro Español de Madrid en 1919 y en el Teatro Victoria Eugenia en junio de 1920 se dieron 12 representaciones.

El elenco:
Carmen Seco (cenicienta), Carmen Moragas (Príncipe), Emerita Esparza(fantasía), Encarnación Lara, Maria Boixader (Belarda), Josefina Roca (Hermelinda),Luisa Calderón(a vieja), Concepción Castañar (Melisendra), Maria Fuentes(aldeana 1), Josefa Velásquez (aldeana 2),…..Ricardo Calvo (poeta), Pedro Girau (el rey), Romeu (tenor, el conde Fabio José), Batuta del maestro Prudencio Muñoz….. Jerez(Pancracio),Emilio Mesejo (Bumbún),Alfredo Corchera (Bartolillo),Miguel Martín(cortesano 1), Alfonso de Pomar (cortesano 2), Emilio Barreda (cortesano 3), Manuel Gutiérrez (aldeano 1), Fernando Peinador (aldeano Delfín 2).

La voz de Jacinto Benavente











  • La trama de las fotos

    Al llegar el momento de las fotos el reportero Arbizu del periódico La Información, le dijo a la actriz Carmen Seco que quería que las fotos fueran algo originales, y sugirieron algunas ideas que fueron aceptadas, pero el escritor Sinesio Delgado que estaba por allí dijo - ¡Que saquen la litera de la “Cenicienta”! - ¿Para qué? Pregunto Arbizu. Ya iban a por la litera cuando don Sinesio intervino de nuevo. Antes – siguió diciendo – hay que llamar a don Jacinto, que está en el Hotel Cristina (se entiende Mª Cristina), y si viene, que vendrá, verán ustedes para qué. Don Jacinto no se hizo de esperar y encantado se prestó a llevar la litera junto a su buen amigo don Sinesio y, a Cenicienta (Carmen Seco) en su interior. Marín tiro las placas y retrató para la historia a tan ilustres literatos que durante un momento cambiaron su docta pluma por una parihuela. Arbizu curtido en mil batallas no daba crédito a lo que estaba viendo.




    El documento probatorio

    7 comentarios:

    1. Enhorabuena por tu artículo, estupendo trabajo de investigación jkar, pero DONOSTIAKULTURA.COM ¿no tiene un departamento de comunicación e imagen?

      ResponderEliminar
    2. Gracias. Si existe ese departamento. Pero deben estar permanentemente a tope de trabajo (?)y no tienen mucho tiempo qué ¿perder?...aunque obtener la información sólo me ha llevado 30 mínutos.

      ResponderEliminar
    3. Nanai de la China. Desde donde yo me encuentro oigo los bostezos del departamento de descomunicación------------hay alguien ahí?------¡OIGA!

      ResponderEliminar
    4. SE HAN IDO DE PUENTE PARA DESESTRESARSE

      ResponderEliminar
    5. Rebuena investigación y mejor relato.

      ResponderEliminar
    6. Grandes gentes las de aquella época.

      ResponderEliminar
    7. Increíble han pasado dos años desde que escribiste esto ¿y la web continua igual? en una empresa privada sus responsables estarían ya despedidos.

      ResponderEliminar

    Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.