26 junio 2009

La estética de los sentimientos

Cuando la danza y el ballet simulan de un modo fantasioso la vida conocida.

Cuando sugieren reemplazar lo racional para trasladarnos a un mundo diferente del real.

Cuando insinúan calcar la vida en clave de fábula o nos descubren aspectos, olvidados, desconocidos.

Al caer el telón se derrumban las esperanzas, es entonces cuando nos damos cuenta que se desmorona la ilusión, que la mentira representada termina siendo una verdad amarga. Y regresamos a nuestras vidas.


3 comentarios:

  1. Pero ese momento resulta único, irrepetible.

    ResponderEliminar
  2. La danza pero sobre todo el ballet nos permite estar todo el día subidas en una nube. Y ésta nos conduce hacía un mundo mejor, más justo y diferente.

    ResponderEliminar
  3. Very nice.And on having returned to our houses we feel a bit better.

    ResponderEliminar

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.