19 noviembre 2014

Reinventar el teatro


La casta política o no, nos restriega que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades culturales y por lo tanto ahora nos fustiga por el exceso desmedido, no lo digo yo, ellos martillean nuestras conciencias con tan interesado soniquete. Mi opinión es bien distinta, estoy firmemente convencido de que son ellos quienes nos han conducido hasta tan desastrosa situación, porque han gestionado por encima de sus propias aptitudes y capacidades. Antiguos telares que sucumben ante la desidia de gestores incapaces de mantener viva la inquietud por el teatro. Cuando un edificio teatral perece roído por la dejadez de sus “inquilinos”, al asistir a sus exequias, trato de escrutar en los sentimientos de quienes se doblegaron a la adversidad y propiciaron su desahucio, entonces, observo desalentado su tediosa mezquindad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.