13 enero 2014

Desorden, tropiezos y caidas

Contrapesar puede ser una tarea ingrata, aunque hay quien se ofrece voluntario para mantenerse en forma y ahorrarse de ir al gimnasio, pero caramba utilicemos un poco la cabeza, tener las contrapesas a mano, muy.... muy a mano, tanto que te des de bruces contra ellas, no parece muy buena idea.



Amontonarlas justo en el lugar que necesitas para desplazarte y realizar las maniobras de subida y bajada de varas, es andar muy despistado. Si trabajas de manera segura e inteligente al finalizar el día podrás regresar a tu casa sano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.