08 septiembre 2011

Mejoras en contrapesados




Es conocido que no siento una especial devoción por los sistemas de tramoya de varas contrapesadas para desplazar decorados, pero cuando no se dispone de mejores equipamientos, toca arrear con lo que hay. Eso si, lo menos que se le puede pedir al conjunto de varas contrapesadas es que “deslicen ligeras”, se muevan sin ruidos, tengan una tara máxima en barra para evitar sobreesfuerzos y mutaciones toscas. Sencillez mecánica que raras veces se logra (mi experiencia).
El caballo de batalla está en el desarrollo inadecuado de las áncoras (carros) que almacenan los contrapesos, éstas son diseñadas sin aplicar principios de PRL porque consideran el organismo del tramoyista como una pieza más que compone la máquina. Abundan las instalaciones que poseen áncoras de carga lateral. En mi opinión en aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales deberían ser todas inmediatamente desmanteladas. Lo más grave es que actualmente se siguen realizando instalaciones de este tipo que atentan contra el derecho de salud del tramoyista.
Algunos fabricantes de maquinaria escénica, con una política comercial más honesta, promueven desarrollos de maquinas bajo el concepto de sostenibilidad pensando en el factor humano.

Cuelgo por aquí un ejemplo; no es que sea la panacea pero si supone un ligera evolución. Al menos demuestran conocer el oficio de tramoya.

2 comentarios:

  1. Los sistemas contrapesados con el tiempo iran desapareciendo. Pero se necesita involucrar a las administraciones para que ayuden a modernizar los teatros.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo, en España muchos teatros han sido reformados y rehabilitados con ayudas públicas, cuando la situación económica lo permita deberián crear un plan de ayudas para cambiar también sus maquinarias escénicas.

    ResponderEliminar

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.