17 septiembre 2011

Crash...sin muertos ni tullidos


Si no se tiene oficio y experiencia manipulando sistemas de varas contrapesadas para mover escenografías, calcular las cargas de áncoras, coordinar el descolgamiento del decorado, regular la velocidad del movimiento a ejecutar, controlar las inercias generadas…ocurren accidentes que ponen en riesgo la vida de las personas. En el mejor de los casos el accidente se limita a daños materiales (a veces cuantiosos), dejando los sistemas inoperativos, las escenografías destrozadas y condicionando la programación o actividad escénica. El escenario pero sobre todo las galerías de maniobra y carga del telar están consideradas como las zonas de trabajo más peligrosas del teatro. Los tramoyista de actitud temeraria, de conducta imprudente, aquellos que desempeñan su profesión sin respetar las normas de seguridad colectivas o mal interpretándolas a conveniencia, son un factor de riesgo que habrán de someterse a un programa de reeducación en PRL.

4 comentarios:

  1. ¡¡Menudo pedazo hostia!!el carro ha tenido que caer a plomo.

    ResponderEliminar
  2. Si está así el tope de reenvio en el otro extremo la vara tiene que estar incrustada contra el peine.

    ResponderEliminar
  3. Uauhh. Hay que ser muy burroooo...

    ResponderEliminar

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.