20 agosto 2011

Liquidando cultura


Con insistencia cuando llueven piedras se hecha mano del recurrente modelo de gestión privatizador, aunque no parece que haya solucionado hasta ahora ningún problema, más bien al contrario, aporta mayor precariedad de la existente. El sector anda revuelto y sólo unos pocos toman iniciativas y lo expresan.

Manifiesto de los profesionales de las Artes Escénicas de Cataluña-2010

Denunciamos que se ha despreciado a una gran parte de los profesionales de las artes escénicas a favor y beneficio de unos pocos “escogidos” que están avalados de una forma abusiva y sin ningún tipo de control por parte de los responsables de las instituciones públicas.

Denunciamos la apatía de los políticos y gestores públicos de la cultura, que dejan en manos de empresas privadas favorecidas, las programaciones de los teatros, salas y equipamientos de propiedad pública, cosa que, en cierto aspecto, supone secuestrar la cultura.

Denunciamos la falta de existencia de una política cultural, hecho que provoca la desigualdad, el favoritismo, la falta de criterio y la prevaricación de los recursos públicos, y reclamamos nuestro derecho a una Ley de las Artes Escénicas de Cataluña que ponga orden y otorgue legal a las situaciones que estamos denunciando.



Bases para un proyecto de ley para el teatro (promovida por la ADE)

Caminar hacía una convergencia teatral con Europa:

La idea de teatro como servicio público y en consecuencia como un bien cultural.

La defensa de la diversidad del sistema como un factor fundamental de su riqueza y su dinamismo.

La defensa de una organización reticular del sistema con criterios de no centralización.

La defensa de una gestión de los servicios públicos desde lo público, pues la excelencia y la calidad en la gestión de lo público no es un patrimonio privado.



2 comentarios:

  1. Es lo más parecido a un quitate tu que ahora me pongo yo. Pero los problemas continuan sin resolverse.
    Hay que agruparse en confederaciones territoriales y actuar ya.

    ResponderEliminar
  2. El teatro en manos privadas contrataría sólo aquello que el publico quiere ver, la cultura nos guste más o menos, es un negocio, aquí no está nadie para perder su dinero y menos el de los demás.

    ResponderEliminar

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.